Servicios Conjuntos de Noticias, Inc.

Profesoras y profesores de psicología social analizan la manera en que los estudiantes en huelga del Recinto de Río Piedras traducen el eslogan de paz y amor de la década de 1960, a través de los nuevos códigos de orden público de las ciudades neoliberales. Durante una reunión llevada a cabo en Río Piedras, un grupo de estudiosos y estudiosas de la indiferencia social analizan la cultura de vigilar y castigar de los jóvenes en huelga.

“Nos hemos reunido para analizar las estructuras de autocensura corporal de los jóvenes”, indicó a Servicios Conjuntos una de las profesoras. Para la profesora, la visión utópica que promueven los estudiantes en huelga, quienes quieren hacer de la Universidad un lugar ameno e idílico para la contemplación, la reflexión y el estudio, choca con el autoritarismo neoliberal con que construyen sus cuerpos y sus placeres.

“El cuerpo no es el lugar de la resistencia, sino que se ha convertido para estos jóvenes en el lugar de la inscripción de la ley y del orden neoliberal”, comentó una de las participantes al evento. Durante la discusión, los y las participantes mostraron gran preocupación porque entendían que todas las tácticas utilizadas durante la huelga muestran la inscripción plena de los jóvenes en el arte de vigilar y castigar de la era neoliberal.

Vigilar y Castigar

Durante el evento se analizó uno de los carteles de código de orden público elaborado por los estudiantes. Servicios Conjuntos pudo percatarse del estado de vigilancia y castigo promovido por el letrero.

Advertisements