Servicios Conjuntos de Noticias, Inc.

“Fortuño y sus administradores de turno no saben que, al apoyar los métodos totalitarios, llegará un momento en que estos métodos serán usados contra ellos. Eso fue lo que ocurrió en el día de hoy durante la asamblea de estudiantes del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico”, con estas palabras se refería el director del Centro para la Rebelión en la Granja de Puerto Rico, al expresar su opinión durante la reunión mensual de los cabilderos laborales acerca de la votación de los estudiantes universitarios. “Es una masa estudiantil que reconduce el potencial de liberación en una idea torpe de lo social, concentrada en la adoración al fetiche consumista y consagrada a transformar a la sociedad en una maquinaria nihilista y auto-destructora”, prosiguió el líder cabildero y sindicalista.

El director del Centro cogió uno de los micrófonos y comenzó a gritar: “Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”, añadió el representante de la Rebelión en la Granja. “Una de las cosas que hay que decir en todo este conflicto en la Universidad, algo de lo que todos se han olvidado, es proclamar la gran máxima de Rebelión en la Granja que lee: TODOS LOS ANIMALES SON IGUALES, PERO ALGUNOS ANIMALES SON MÁS IGUALES QUE OTROS. Por eso verán que mañana, viernes 14 de mayo, día en que cobran su jornal los que apoyan y los que no apoyan la huelga, se habrán comprado nuevos televisores de plasma, habrán gestionado nuevas conexiones a Internet y todos tendrán un nuevo I-Phone. Quienes no apoyan la huelga se quedarán paseando por el jardín de sus casas con una pipa en la boca o alisándose el cabello. Ah, y los que ni lo uno ni lo otro,pensarán: La guerra es la guerra. El único ser humano bueno es el que ha muerto.”

Servicios Conjuntos tuvo que suspender la grabación del evento de los miembros de La Rebelión en la Granja ya que, mientras los estudiantes marchaban hacia el capitolio, irrumpió en todo San Juan un grito continuo, repetitivo, ensordecedor y enloquecido del gobernador Fortuño que corría detrás de unos grafiteros para que le enseñaran el arte de la brocha gorda : “La cordura no depende de las estadísticas. Tráiganme más pintura. Los colores de mi…….t….”

Advertisements